domingo, 3 de abril de 2011

BULLRICH, LA PATA DE LA MENTIRA DE CLARÍN

El 18 de mayo de 2003 entrevisté en La Escoba a la exministra de Trabajo de De la Rúa, Patricia Bullrich. Después de muchas idas y vueltas, dijo que había intervenido en el conflicto por los despidos -117 trabajadores y la totalidad de la comisión interna- en Clarín del 4 de noviembre de 2000, con una conciliación obligatoria que jamás existió junto a la Unión de Trabajadores de Prensa (Utpba). Todo lo que dijo Bullrich es absolutamente falso y la razón de ello está expuesta, además de en su contradicción flagrante, en el hecho mismo de que Clarín no quería un conciliación obligatoria porque eso hubiera significado reconocer la existencia de una comisión interna de delegados electa y la posibilidad de ser reincorporados por ese mecanismo de conciliación. Por eso Clarín sostenía como estrategia judicial que los dos únicos delegados eran los que mantenía desde siempre, a quienes incluso defendió y representó con sus abogados ante la justicia -Carlos Quatromano, quien había sido separado de la conducción de la Obra Social del gremio por su manejo económico, luego echado del gremio en una asamblea general por su traición en el conflicto del 2000 y actualmente empleado de Clarín en la sección archivo, y Ruben Camarata sostenido por la Utpba dentro del gremio en la misma asamblea donde se echó a Quatromano. Ese supuesto desconocimiento es lo mismo que planteó la semana pasada ante la diputada Gabriela Cerruti en TN la exministra cuando dijo que no sabía que había habido un conflicto en Clarín en 2000 y es la misma estrategia que mantiene ahora Clarín respecto del conflicto en AGR http://www.youtube.com/watch?v=eVR6MDPbRpc De hecho así también lo dijo el secretario general de redacción de Clarín, Ricardo Kirschbaum quien reconoció ante Jorge Rial, en una nota en Radio La Red, que había existido un conflicto y habían echado a delegados en 2000 y luego sostuvo ante su exjefe Joaquín Morales Solá que en aquel entonces en Clarín como luego en AGR no hubo conflicto alguno. Kirschbaum, con Bullrich, han reconocido entonces, después de 10 años, que sí hubo un conflicto en Clarín y que sí se echó a delegados, comisión interna, miembros de junta electoral y trabajadores y abren la puerta para nuevos reclamos judiciales en ese sentido que pueden llegar a la reinstalación de los delegados electos e ilegalmente despedidos. La patas de las mentiras suelen ser cortas...
video
video
video
video